El papel las mujeres de la Edad Media
El papel las mujeres de la Edad Media

Cada vez esta más de moda la celebración de ferias o mercados medievales, fiestas temáticas ambientadas en el medievo, en el artículo de hoy quiero centrarme en el papel de la mujer, su trabajo, en una dura etapa marcada por la pobreza de las clases más bajas y el lujo y poder de las clases altas.

Ya en la Edad Media, la mujer partía en inferioridad de condiciones frente a los hombres, por desgracia poco se ha avanzado en esta materia de igualdad salarial hasta nuestros días, en la Edad Media las mujeres percibían la mitad del salario del hombre por realizar el MISMO TRABAJO, tenían un acceso a la educación más limitado que los hombres, eran mujeres luchadoras, valientes, capaces de adaptarse a todas las circunstancias que la vida les deparara.

Vamos a distinguir tres grupos de mujeres medievales:

Las mujeres de la Nobleza

Las mujeres Nobles, gozaban de prestigio y dinero, normalmente eran utilizadas como moneda de cambio a través de uniones matrimoniales para aumentar las posesiones del hombre, las mujeres de esta clase alta eran las que alcanzaban un mayor reconocimiento en la sociedad, como toda mujer, era el CENTRO del hogar (cuidado de hijos, educación, economía), contaban con ayuda doméstica que les facilitaba esa tarea, las doncellas o criadas, solían encargarse de la cocina, ropas, todo lo relacionado con el servicio doméstico, las damas nobles, se encargaban de la organización de los empleados, en muchas ocasiones quedaban viudas (época de guerras o cruzadas) y se hacían cargo de todas las labores desempeñadas por el marido, como administradora, contable, no se les permitía intervenir en política. Tenían acceso a la educación, leían y escribían aprendían varias lenguas, les apasionaba la ciencia y la música.

Sus ropas eran distinguidas, confeccionadas con telas de calidad, eran mujeres que se preocupaban por su apariencia física, completando sus vestidos con fastuosas joyas y peinados elegantes, se preocupaban por su figura utilizando aparatosos corsets, sus vestidos eran auténticas joyas.

Para la dama más noble de la Edad Media, destacamos estos trajes, de una cuidada calidad tanto en materiales como acabados y fabricados en España.

Para las doncellas, mujeres que prestaban servicio a la señora noble haciendo las tareas de la casa, tenemos los siguientes vestidos, de corte romántico y excelente calidad.

Las mujeres obreras

Las mujeres campesinas, panaderas, taberneras, posaderas, etc. soportaban unas duras condiciones de vida, con trabajos dentro del hogar (cocina, ropas, limpieza, educación de hijos..) y fuera del hogar realizaban toda clase de trabajos, se ocupaban de las tareas agrarias (unas sociedad marcadamente agrícola), trabajaban en el campo de sol a sol, muchas de ellas ayudaban a su marido en sus negocios como posaderas, mesoneras, panaderas, trabajando incansablemente para sacar rentabilidad al negocio, se sabe que muchas de ellas colaboraron en la construcción de catedrales, siendo su misión acarretar tanto agua como piedras, eras mujeres luchadoras, que cada día daban lo mejor de si mismas por su familia y trabajaban incansablemente por un salario misero y muy inferior al del hombre. No tenían prácticamente acceso a la educación, ya desde niñas se las educaba en las tareas del hogar, del huerto y en caso de tener un negocio en las labores propias del negocio.

Los vestidos de estas mujeres solían ser largos, normalmente tenían uno o dos, no gastaban mucho dinero en ropa, en ocasiones eran ellas mismas las que los confeccionaban, solían llevar el pelo desaliñado (tras duras jornadas de trabajo), y no tenían joyas con las que completar sus vestidos.

Si quieres convertirte y representar a estas mujeres, por unas horas, estos disfraces son perfectos, son vestidos muy elaborados, con cuidada calidad y fabricados en España con mucho mimo, perfectos para que te zambullas de pleno en la mujer campesina medieval.

Las religiosas

Las mujeres religiosas, aquellas mujeres que optaban en dedicar su vida a Dios, las mujeres se convertían en monjas bien por escapar de un matrimonio pactado, por redimirse de pecados..., las mujeres veían en el convento un modo de vida, dentro de las religiosas hay otro tipo de mujeres las beguinas, que no vivían en convento pero se dedicaban a la religión, traduciendo obras religiosas, ocupándose de enfermos y pobres, pero sin intermediación de la iglesia, mujeres de todos los gremios que reclamaron vivir por su cuenta, libres sin ataduras a un hombre o un guía espiritual, las mujeres religiosas tenían acceso a la educación, las que ingresaban en conventos vestían el hábito y las beguinas solían vestir vestidos largos con la cabeza tapada por una especie de velo.

Como disfraces de estas mujeres religiosas tenemos el clásico de monja, pero para una celebración medieval nos vamos a inclinar por los de sacerdotisa, aunque en la Edad Media estaban consideradas casi como brujas, eran mujeres muy sabias, curanderas, hechiceras, que a través de sus mágicos rituales imploraban a la Diosa Madre Naturaleza. Para disfrazaros de estas mujeres medievales que de un modo o otro se convirtieron en religiosas te propongo los siguientes modelos, todos ellos de excelente calidad.

Hasta aquí mi repaso por las impresionantes mujeres de la Edad Media, que fuera cual fuera su modo de vida, se adaptaron y tiraron para adelante, luchando contra desigualdades salariales, en inferioridad de condiciones que los hombres y con escaso acceso a la educación, labrándose con gran esfuerzo un futuro y una sociedad mejor para sus hijos.

Escribe tu comentario

Inicio