Representación disfrazados
Representación disfrazados

Los disfraces están detrás de grandes momentos de diversión y felicidad en nuestras vidas, ya desde pequeños nos encanta disfrazarnos, lo vemos como un juego muy divertido en el que podemos dejar de ser nosotros mismos y convertirnos en otras personas, en una abrir y cerrar de ojos podemos ser nuestro superhéroe favorito, la princesa de nuestros sueños, bombero como papá, cocinero, policía, protagonista de película, etc. Un sinfín de posibilidades tantas como nuestra imaginación abarque.

Muchos psicólogos coinciden y no puedo estar más de acuerdo, en que los disfraces son más que un juguete para los más pequeños, les ayuda a desarrollar imaginación, creatividad, vencer miedos y timideces ya que los hace más atrevidos, aprenden jugando mientras representan otro rol, otro personaje, otra identidad, pueden ver el mundo desde otro punto de vista y hacer cosas que de otro modo no podrían porque no les dejaríamos, viven en un mundo en el que mezclan fantasía y realidad en muchas ocasiones a través del disfraz expresan sus temores o frustraciones, es difícil encontrar un pequeño al que no le encante sacar las ropas del armario de papá o utilizar el maquillaje de mamá, con estas actitudes están creciendo, desarrollándose y tenemos que dejarles, su imaginación es el límite.

A medida que vamos creciendo nos sigue gustando disfrazarnos, cambiar de rol por unas horas, los hay que pasan todo el año preparando su disfraz de carnaval como los miembros de chirigotas y comparsas, personas para los que el carnaval es un modo de vida, otros que compran o se hacen el disfraz a última hora pero que no quieren dejar pasar un Carnaval o un Halloween sin disfrazarse, para otros están las navidades y otros que no necesitan fechas concretas en el calendario para dejar de ser ellos mismos un rato y buscan cualquier escusa para disfrazarse.

Cada vez es más frecuente organizar fiestas de cumpleaños o aniversarios para adultos con diferentes temáticas en los que el requisito indispensable para los invitados es ir disfrazado de la temática propuesta, hay salones del cómic o estrenos de películas donde los fanes acuden vestidos como sus ídolos, se les denomina "Friki" pero a mí me gusta más "Cosplayer", en las bodas cada vez está más presente un photocall donde los invitados posan ataviados con su vestido de gala y un sombrero o gafas de lo más extravagante eso sin con una sonrisa de oreja a oreja, en Nochevieja ¿Quién no se ha puesto encima todo el cotillón? mientras espera a que den las campanadas, o esos jerséis que considerábamos de lo más hortera, de colores chillones, renos y arboles de navidad por todas partes y ahora son última moda para Navidad, tienen hasta un día propio en Estados Unidos, el día nacional del jersey feo, "Ugly Christmas Sweater Day" este año será el 16 de diciembre.

Nos puede gustar más o menos pero si tengo una cosa clara, los disfraces forman parte de lo que somos, están presentes en nuestras vidas desde pequeños, y quien más y quien menos piensa en encontrar ese disfraz con el que sorprender o regalar ilusión, porque ya lo decía la gran Celia Cruz, LA VIDA ES UN CARNAVAL.

Escribe tu comentario

Inicio