Fiestas de San Fermín en Pamplona
Fiestas de San Fermín en Pamplona

1 de enero, 2 de febrero, 3 de marzo, 4 de abril, ... Seguro que esta melodía te es familiar, estamos en julio, el 6 de julio a las 12:00 es el arranque de las fiestas de Pamplona, con su tradicional chupinazo (txupinazo) lanzado desde la plaza del ayuntamiento, hay todo un ritual en el lanzamiento del cohete, una tradición que perdura durante años, la persona encargada de tirar el cohete se dirige al numeroso público que abarrota la plaza, gritando: “Pamploneses, pamplonesas ¡viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!, el público, con los pelos de punta, responde “Viva” y “Gora”  y se lanza el chupinazo dando el pistoletazo de salida a las fiestas de San Fermín, ha llegado la hora de ponerse el pañuelo rojo al cuello, hasta ese momento se suele llevar anudado en la muñeca o en el bolsillo, en ese mismo instante comienza una autentica batalla campal con el lanzamiento de champán, sangría, huevos, kétchup, harina, etc. dando por inauguradas las nuevas fiestas de San Fermín.

La plaza del ayuntamiento es un hervidero de gente, una muchedumbre que se agolpa para ver el lanzamiento del chupinazo, donde no queda ni un milímetro libre, la sensación de agobio es importante, desde las ventanas se lanzan cubos de agua para refrescar un poco al personal, si quieres verlo  más tranquilamente puedes optar por una de las pantallas gigantes que se instalan en la Plaza del Castillo (donde también se lanza comida y comida) o en el parque de Antoniutti, mucho más tranquilo y donde suelen reunirse para verlo familias con niños.

Del 6 al 14 de julio la capital pamplonica se tiñe de rojo y blanco, nueve días de fiesta para todos, tanto grandes como niños, de desenfreno, una fiesta conocida internacionalmente (una de las siete mejores fiestas del mundo) y a la que por lo menos una vez en la vida hay que ir, hay que vivirlo desde dentro, que no te lo cuenten, tu eres el protagonista.

Son unas fiestas muy callejeras, los bares sacan sus barras a la calle, normalmente hace buen tiempo lo que anima más a salir a la calle, se baila, se come, se canta al aire libre, la juerga se extiende por toda la ciudad, al ser una fiesta muy multitudinaria siempre hay algún cafre que no se sabe comportar, hacemos hincapié en el RESPETO, sobre todo a las mujeres, para entre todos contribuir a unas fiestas de San Fermín  inolvidables, porque NO TODO VALE.

Si hay algo que destaca en estas fiestas populares son los encierros, las carreras con toros bravos, más famosas del mundo, hay corredores que se preparan físicamente con gran intensidad durante todo el año pensando en hacer unos encierros brillantes y hay corredores que metidos en el meollo de San Fermín se lanzan a correr los encierros, aquí hay que destacar que si no te encuentras en forma física o si la noche anterior te has excedido es mejor una retirada a tiempo y dejar la carrera para otro día.

El encierro es una carrera de 875m en un circuito cerrado por el casco viejo de la ciudad, donde los corredores tratan de llevar los astados desde los corrales hasta la plaza de toros, donde serán lidiados de tarde, hay que correr delante de seis toros bravos que son guiados por los cabestros (toros mansos), los corredores normalmente escogen un tramo de la carrera e intentan correrlo lo más cerca posible de los toros para después apartarte a un lado, los encierros entrañan cierto peligro no sólo por los toros y sus afiladas cornamentas, sino por las posibles caídas, golpes, contusiones al correr en masificación, sobre todo los fines de semana donde el número de corredores aumenta considerablemente. Si decides correr las sensaciones son indescriptibles.

Antes del comienzo de cada encierro se canta una plegaria a San Fermín en la cuesta de Santo Domingo y tras el lanzamiento del cohete a las 8:00 de la mañana comienzan los encierros. Además de corriendo delante del toro hay varias maneras de disfrutar intensamente de los  encierros, desde el vallado que hay en todo el recorrido tendrás unas vistas privilegiadas de todo el recorrido, tendrás que ir temprano a coger sitio porque se ocupan muy rápido, desde algún balcón de los que se alquilan para no perderse detalle del encierro o desde la plaza de toros, donde podrás disfrutar de un espectáculo de vaquillas acompañados de canticos y buen rollo en las gradas todo ello regado por unos buenos caldos.

Pamplona durante los primeros días de julio es un referente mundial de fiesta, multitudes, toros, encierros, donde conviven gentes de múltiples nacionalidades, unidas con un fin común, DISFRUTAR, donde es imprescindible la vestimenta blanca y el pañuelo rojo al cuello, como hemos dicho antes no te queda otra que acercarte y verlo por ti mismo, vivirás una experiencia única, una fiesta sin precedentes, que dura 9 intensos días, con los que estamos seguros disfrutarás a tope y estarás deseando repetir.

Y como todo tiene un final, el día 14 a las 12:00 de la noche y en la misma plaza del ayuntamiento donde días antes arrancaban las fiestas se entona acompañado de una vela encendida el “Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín”, canción de despedida, hay una mezcla de sentimientos, por un lado la tristeza de que se acaban las fiestas y vuelve la rutina y por otro lado las ganas de un merecido descanso después de tantos días de desenfreno y fiesta.

Como toda buena fiesta y San Fermín es de las mejores, no podían dejar de acompañarnos los DISFRACES, como son unas fiestas muy ligadas al toro puedes disfrazarte de toro o de torero.

Es una fiesta donde tu ropa blanca acabará muy perjudicada a lo largo de los días o cómo vas al norte y a veces puede llover no está de más llevar en tu mochila un chubasquero molón y fiestero como estos, te dará mucho juego y hará que las lluvias de vino o sangría sean más llevaderas.

Te dejamos el enlace al programa de fiestas de este año, para que no te pierdas nada, hay de todo y para todos, desde aquí desear unas memorables FIESTAS SAN FERMIN 2017.

http://sanfermin.pamplona.es/verDocumento/verdocumento.aspx?idDoc=227

Escribe tu comentario

Inicio